AYUDAS A LA NAVEGACIÓN

Saltar al contenido principal de la página actual.

Ir al menú principal de la página.


MENÚ AUXILIAR DE LA PÁGINA


SECCIONES PRINCIPALES DEL SITIO WEB


CONTENIDO PRINCIPAL DE LA PÁGINA

SENDERO DE MIGAS

¿Qué es ikasmina?

Gipuzkoa pretende convertirse en un Territorio del Aprendizaje, un territorio en el que todos los agentes colaboran para atender necesidades de aprendizaje específicas y adoptar soluciones conjuntas para problemas comunes, un territorio que promueve una cultura del aprendizaje desarrollando cooperaciones locales eficaces entre todos sus agentes, y que apoya e incentiva a las personas y a las organizaciones a participar en el aprendizaje.

Un territorio de personas conscientes de sus derechos y sus deberes que, a través de la participación y con una actitud activa por el deseo de aprender, desean convertir el conocimiento en la base de una sociedad avanzada y cohesionada.

Información extendida sobre ikasmina Ocultar información extendida

Gipuzkoa pretende convertirse en un territorio equilibrado que combina la dimensión humana y física con una intensidad sólida en valores y una cultura propia y dinámica que está abierta al resto de territorios vascos y al mundo.

Un territorio que entiende que la sociedad del conocimiento y la economía dependen de la combinación de cuatro elementos interdependientes: La producción de nuevos conocimientos, su transmisión a través de la educación y la formación, su divulgación a través de las tecnologías de la información y la comunicación y su empleo por medio de nuevos procedimientos industriales o servicios, donde las personas pueden y deben ser auténticas protagonistas de este nuevo proceso.

Un territorio de personas conscientes de sus derechos y sus deberes que, a través de la participación y con una actitud activa por el deseo de aprender, desean convertir el conocimiento en la base de una sociedad avanzada y cohesionada.

Unas personas con actitud positiva basada en la motivación y la confianza para iniciar y culminar con éxito el aprendizaje a lo largo de la vida, con deseo de aplicar lo aprendido y lo vivido anteriormente y con la curiosidad para buscar oportunidades de aprender y aplicar lo aprendido a diversos contextos vitales.

Gipuzkoa pretende convertirse en un Territorio del Aprendizaje, un territorio en el que todos los agentes colaboran para atender necesidades de aprendizaje específicas y adoptar soluciones conjuntas para problemas comunes, un territorio que promueve una cultura del aprendizaje desarrollando cooperaciones locales eficaces entre todos sus agentes, y que apoya e incentiva a las personas y a las organizaciones a participar en el aprendizaje.

Se trata de construir un territorio competitivo basado en la Sociedad del Conocimiento y, por tanto, en el desarrollo integral de las personas. Por ello, debe fundamentarse en:

  • La experimentación de nuevos enfoques,
  • El aprovechamiento de su propia experiencia y pasado para aprender; y,
  • La voluntad para poner en ejecución las lecciones aprendidas.

Y desde esas bases, deben articularse estrategias para, mediante el aprendizaje a lo largo de toda la vida, desarrollar una sociedad del conocimiento avanzada, con un crecimiento económico sostenible, más y mejores puestos de trabajo y una mayor cohesión social, garantizando al mismo tiempo una buena protección del medio ambiente en beneficio de las generaciones futuras. Así mismo, para reforzar la contribución del aprendizaje a lo largo de toda la vida a la cohesión social, la ciudadanía activa, el diálogo intercultural, la empleabilidad, la igualdad entre hombres y mujeres y la realización personal.

Una estrategia que entiende necesaria la incardinación de tres referencias básicas:

  • Una, comunitaria, cuando en la Unión Europea se señala que todas las personas requerirán una amplia gama de competencias para adaptarse de modo flexible a un mundo que está cambiando con rapidez y que muestra múltiples interconexiones. Y, además se nos remarca que, en su triple función –personal, social y económica-, el aprendizaje a lo largo de toda la vida debe desempeñar un papel fundamental para garantizar que todas las personas adquieran las competencias clave necesarias para la plena realización personal, la ciudadanía activa, la cohesión social y la empleabilidad en la sociedad del conocimiento.
  • Dos, en la Comunidad Autónoma del País Vasco, cuando se apuesta por una sociedad donde el conocimiento y las personas son la clave, es necesario avanzar hacia un modelo de aprendizaje a lo largo de toda la vida que potencie los valores y las habilidades que el nuevo entorno reclama. Y, donde se afirma, con rotundidad, que necesitamos personas creativas, emprendedoras, abiertas al entorno, comprometidas y responsables, capaces de liderar proyectos y de adaptarse a los cambios. Es más, personas con valores como afán de superación, apertura a la pluralidad, creatividad, aceptación del cambio y la diversidad, tolerancia, disposición a asumir riesgos, curiosidad, deseo de aprender, etc; y,
  • Tres, territorial, en la propia Diputación Foral de Gipuzkoa, que se orienta hacia modelos de nueva gobernanza (protagonismo de su ciudadanía, consciente de sus derechos y deberes) y apuesta por el desarrollo de un modelo específico de formación a lo largo de toda la vida que actúa como motor del cambio. Y, que desde una orientación al bienestar precisa promover los valores relacionados con las competencias emocionales y sociales y la participación en el conjunto del sistema educativo y en el ámbito organizacional (incluye empresas) y social. Y que buscando la competitividad, la cohesión y la sostenibilidad quiere fomentar ámbitos favorables (educativos, académicos, familiares y empresariales) para el aprendizaje donde las personas puedan crear, transferir y extender el conocimiento y así construir una Sociedad Emprendedora y Emocionalmente Inteligente.

Y para ello, las políticas de educación y formación constituyen los cimientos de la creación y transmisión de conocimientos y son un determinante esencial del potencial innovador de toda sociedad ya que contribuyen:

  • Al desarrollo de las personas, para que pueda desplegar todo su potencial y vivir en plenitud.
  • Al desarrollo de la sociedad, en particular favoreciendo la participación, reduciendo las disparidades y desigualdades entre personas y grupos y fomentando la diversidad cultural.
  • Al desarrollo de la economía, haciendo lo necesario para que las capacidades humanas correspondan a la evolución económica y tecnológica.

Por lo que se deben establecer políticas que:

  • Mejoren la calidad y la eficacia de los sistemas de educación y formación (mejorar la educación y la formación del profesorado; desarrollar actitudes y aptitudes para la sociedad basada en el conocimiento y garantizar el acceso de toda la comunidad educativa a las TIC´s).
  • Faciliten el acceso de todas las personas a los sistemas de educación y formación (entorno de aprendizaje abierto; hacer el aprendizaje más atractivo; y, promoción de la ciudadanía activa, la igualdad de oportunidades y la cohesión social).
  • Abran los sistemas de educación y formación a un mundo más amplio (reforzar los lazos con la vida laboral y la investigación, y con la sociedad en general).

Un planteamiento que subraya el papel central de la persona y la importancia de la igualdad de oportunidades. Por lo que los sistemas tradicionales deben transformarse para ser más abiertos y flexibles, de modo que las personas puedan tener currículos de aprendizaje individuales adaptados a sus necesidades e intereses y disfrutar auténticamente de la igualdad de oportunidades en cualquier etapa de sus vidas.

Y en este sentido, es crucial atender a una pedagogía innovadora basada en el desarrollo de las competencias clave, es decir, esa combinación de conocimientos, capacidades y actitudes adecuadas al contexto y que son aquéllas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo.

Y que a tenor de la definición del Departamento, las competencias a promover se concretan, fundamentalmente, en:

  • Aprender a aprender. Habilidad para iniciar el aprendizaje y persistir en él, para organizar su propio aprendizaje y gestionar el tiempo y la información eficazmente, ya sea individualmente o en grupos. Ser consciente del propio proceso de aprendizaje y de las necesidades de aprendizaje de cada persona, determinar las oportunidades disponibles y ser capaz de superar los obstáculos con el fin de culminar el aprendizaje con éxito. Es decir, adquirir, procesar y asimilar nuevos conocimientos y capacidades, así como buscar orientaciones y hacer uso de ellas.
  • Sociales y cívicas. Incluyen las personales, interpersonales e interculturales y recogen todas las formas de comportamiento que preparan a las personas para participar de una manera eficaz y constructiva en la vida social y profesional, especialmente en sociedades cada vez más diversificadas, y, en su caso, para resolver conflictos. La competencia cívica prepara a las personas para participar plenamente en la vida cívica gracias al conocimiento de conceptos y estructuras sociales y políticas, y al compromiso de participación activa y democrática.
  • Conciencia y expresión culturales. Aquéllas que se concretan en la apreciación de la importancia de la expresión creativa de ideas, experiencias y emociones a través de distintos medios.

Y donde las prioridades para Gipuzkoa serán:

  • Trabajar en la generalización de las competencias clave para el aprendizaje a lo largo de toda la vida y la ciudadanía activa.
  • Cooperar con todo el sistema educativo.
  • Promover la percepción de la demanda de aprendizaje y facilitar el acceso acercando las oportunidades de aprendizaje a las personas.
  • Estimular y apoyar el aprendizaje en el lugar de trabajo, en especial las PYME.
  • Desarrollar nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje y nuevo papel del profesorado, equipos formadores y mediadores del aprendizaje.
  • Integrar el papel de las TIC para facilitar y apoyar el aprendizaje permanente.

El porqué y el para qué son importantes pero deben hacerse posibles con el cómo. Es decir, con unos principios de actuación incardinados con la gobernanza. En concreto:

  • La participación, desarrollando una amplia participación de la ciudadanía en todas y cada una de las distintas fases del proceso, desde la concepción hasta la aplicación de las políticas.
  • La innovación –en los objetivos, en el diseño de las acciones, y en las metodologías de trabajo a desarrollar– y la experimentación, como fundamentos para la concepción y desarrollo de las actuaciones; es decir, fuentes de aprendizaje.
  • La apertura y la coordinación interinstitucional de tal forma que permita la complementariedad de las diferentes políticas e iniciativas en la CAPV.
  • La colaboración, fundamentalmente con el ámbito privado y público, a fin de procurar mayores grados de compromiso en el desarrollo de las acciones y unos mayores impactos en la sociedad en referencia a los objetivos planteados.
  • La alineación con las recomendaciones y directrices comunitarias.
  • La proporcionalidad, la subsidariedad y la accesibilidad basadas en las experiencias piloto de ámbito local y/o comarcal como vía de aprendizaje y contraste para la definición y desarrollo de nuevas políticas de actuación y de ampliar el compromiso y la participación de las diferentes entidades que comparten un mismo objetivo.
  • La integración de herramientas de gestión que promuevan la personalización (TIC´s) y la corresponsabilización (protagonismo y compromiso) de las personas (cuenta de aprendizaje).
  • La igualdad efectiva entre mujeres y hombres.
  • La evaluación como principal vía que permite mejorar en la toma de decisiones, optimizar la utilización de los recursos y reforzar la responsabilidad social y la rendición de cuentas.

PIE DE PÁGINA

GNet: gipuzkoa.eus